argelia1.jpg
Argelia es uno de los países del mundo con el porcentaje más bajo de nivel turístico en relación con su gran potencial. Ya que su rivera mediterránea, las ciudades históricas y el espectacular desierto siguen abandonados para los turistas de la vecina Europa, el parlamento argelino adopta una nueva legislación para cambiar esta situación. El principal problema – la violencia política – sigue, sin embargo, intacto.

Hacia el oeste, los argelinos miran celosamente los recursos turísticos de Marruecos, que aumentan en las costas atlánticas y mediterráneas. Al este, Túnez se ha establecido como destino importante, durante todo el año, para los europeos amantes de las playas y el turismo cultural. 20 horas en trasbordador hacia el norte, la rivera francesa es un de los destinos turísticos más famosos del mundo. Los recursos argelinos, sin embargo, son nulos.

El gobierno argelino ha tomado la decisión de cambiar esta triste situación. Esta semana se han aprobado en el parlamento de Argel tres proyectos de ley para animar el desarrollo del turismo, que emerge como la nueva esperanza del país para conseguir un futuro más próspero. El gobierno califica los recursos turísticos del país como su “segundo recurso petrolífero”, en referencia a su principal artículo de exportación, el petróleo.

La nueva legislación acentúa el “desarrollo sostenible del turismo”, lo que significa que los recursos turísticos existentes deben ser desarrollados dentro del compromiso medioambiental del cual dependen. Así, el gobierno planea una extensión de las áreas y de los destinos para la industria del turismo, mientras que el parlamento ha exigido un desarrollo siguiendo unas pautas medioambientales de respeto. Los parlamentarios aprobaron, finalmente, una lista con los sitios que se desarrollarán para convertirse en zonas de destino turístico.

El Ministro de Turismo, Lakhdar Dorbani, se mostraba optimista después de que se hubiesen aprobado los dos primeros proyectos de ley, afirmando que con esto “se pone fin a las dificultades que impedían las inversiones en el sector del turismo” y que la nueva legislación favorecería al sector turístico. El ministerio va a crear ahora una agencia nacional para el desarrollo del turismo, el cual tendrá a su cargo la responsabilidad de la protección de las áreas de desarrollo para el turismo, explicó Dorbani.