argelia6.jpg
Según el gobierno argelino, la fatal situación no se debe solamente a los años de la violencia política. Según la agencia de noticias APS, dirigida por el gobierno, ahora hay una “necesidad de terminar con la anarquía y la carencia de cohesión experimentada por la mayor parte de las estructuras turísticas nacionales, incorporando nuevos métodos de gerencia para estas instituciones para garantizar así su supervivencia y valorar la abundancia natural y cultural existente”.

El gobierno parece tomar en serio el objetivo de dar una nueva vida a la destrozada industria del turismo. Dadas las atracciones existentes, la estrategia es animar a la inversión privada, proporcionar altos estándares de seguridad en los recursos turísticos y seguir el concepto moderno de “ecoturismo”. Ya que el turismo de masas parece haberse eliminado, solamente los pocos pero interesantes turistas ricos se verán atraídos por los exclusivos recursos.

Sin embargo, continúan aún por verse si la nueva iniciativa puede atraer a viajeros a Argelia mientras se mantiene la violencia. Los extranjeros que desean gozar de los placeres de Argelia lo pensarán, inevitable, dos veces una vez que leen los consejos de viaje de su propio gobierno. El gobierno de EE.UU., por ejemplo, advierte que los “ataques imprevisibles todavía ocurran en aldeas rurales, junto a las carreteras, en el transporte público, y por la noche”. El mensaje está claro: ¡Olvídate de salir a conocer los alrededores, quédate en tu hotel!