secuestrados.jpg

Actualmente el secuestrar a personas para pedir un rescate es algo que gusta mucho entre los radicales islámicos, terroristas del mundo y demás, porque están viendo que pueden sacar muchos millones por los secuestrados y hacer que se hable mucho del tema para poder cobrar el rescate. Es algo que está sucediendo en zonas de África como Argelia, Mauritania, Burkina Faso y tantos otros lugares de este continente, que últimamente está siendo objeto de muchos secuestros y actualmente hay secuestrados de diferentes nacionalidades.

También hay otras zonas del mundo muy peligrosas en este sentido, como Colombia, Venezuela y México, que son tres países en los que se capturan a personas con cierto poder económico para exigir un rescate a las familias, que suele ser un rescate muy elevado que pueden pagar y si no lo hacen, el futuro del secuestrado no es muy agradable que digamos. Esto ocurre en América latina y es un problema tan grave como el que ocurre en África, un continente con muchos secuestros al año.

Es una preocupación muy alta a la que se enfrentan las autoridades de estos países, porque tienen la opción de pagar y ceder, algo que puede traer consecuencias futuras, sobre todo cuando los terroristas vean que consiguen el objetivo económico, pero si no pagan se arriesgan a que las personas secuestradas sean asesinadas, una opción que tampoco gusta. Es uno de los negocios más sucios, sobre todo porque viene de terroristas que usan la violencia para ganar dinero y así tener para preparar nuevos atentados y secuestros.

Foto|Periodistadigital